domingo, 24 de agosto de 2008

LIBRETA LIBRO: LA ESCRITURA EN DOBLE REFLEJO

24 de Agosto de 2008

Otra de las cosas que he aprendido en la vida y quisiera compartirla con ustedes, es que a veces hay que dejar la terquedad de nuestros propios conceptos. Para crecer es necesario aceptar las críticas y sobretodo, las que son constructivas. Seria de tontos hacer caso omiso a los buenos aportes nada más por querer defender una idea acerca de algo que quizás por capricho, no lleva más que al vació. Existe nuestra visión personal, pero también es importante no perder de vista la visión de los otros, que a veces suele ser la más objetiva. Esto viene a colación, ya que una de mis lectoras y gran amiga (filosofa apunto de graduarse) hizo una critica fuerte, pero muy valiosa acerca del manejo que se le esta dando a este blog (ojala al leer esta anotación se anime a participar en los comentarios, seria muy grato encontrarla por aquí no sólo como lectora pasiva, sino como participante activa). Gracias a sus comentarios a partir de hoy (quizás algunos lo noten, quizás otros no) la cosa va cambiar un poco y estoy segura que para bien, además resultará siendo un buen ejercicio para quien lo escribe semana tas semana. Una vez más la vida me manda un enviado que espontáneamente me indica el paso a seguir. Por eso mil gracias mi bella filosofa. Ahora si la anotación de esta semana.


LIBRETA LIBRO: LA ESCRITURA EN DOBLE REFLEJO

Una de las necesidades vitales del hombre en el transcurso de la historia ha sido el encontrar maneras de representar sus pensamientos e ideas, buscando siempre que estas perduren en el tiempo. Para lograrlo utilizó sonidos, gestos y marcas graficas, estas últimas valiéndose de superficies como la piedra, la madera, el pergamino, las tablillas de arcilla, la seda, el hueso, la cerámica, el bronce y las hojas de palma, entre muchas otras, contribuyeron a la evolución de la escritura, el aliado perfecto para consolidar una de las principales maneras de comunicación de la humanidad; permitiéndole además, almacenar generación tras generación esos legados de conocimiento de las diferentes culturas, ideologías políticas y religiosas. ¿Qué seria de nuestra historia como nación sin estos documentos?


Gracias a esta necesidad y a la evolución de la misma, hoy por hoy podemos acercarnos a los libros ya sea con fines de entretenimiento, consulta, alimento intelectual o simplemente hambre de conocimiento. En estos términos un libro entonces no sólo es un impreso con lomo, cubierta y hojas, un libro es un medio de expresión del conocimiento de los distintos conceptos que un individuo o grupo tienen al respecto del mundo.


La libreta libro nace precisamente de este deseo del hombre por plasmar sus ideas, en este caso, y uno de los diferenciales del proyecto, se presenta en partida doble. Por un lado se encuentra la necesidad de quien aspira formarse como “escritor” y ve primordial dejar plasmadas en el papel las percepciones y sentimientos acerca de su entorno, poniéndolas como carnada a los lectores. Receptores que se encuentran a primera vista en la portada con un texto, quizás sin saber que en el interior hay una obra expectante por ellos. Lo encantador aparece aquí: el lector deja de ser lector, un simple participante externo, al encontrarse frente a su propia necesidad de expresión. El libro deja de ser libro, para convertirse en libreta, un montón de hojas que incitan a quien la porta a acabar el silencio del blanco, a dejar las marcas de sus propias ideas, ya sea en forma de dibujo, gráficos, diarios, etc. Una libreta libro personifica entonces la esencia de la escritura en algunas de sus funciones: 1. Registrativa: proporcionando el espacio para archivar información como teléfonos, direcciones, compromisos o ideas. 2. Comunicativa: Permitiendo la interacción con el entorno y 3. La de permitir la durabilidad en el tiempo del pensamientos del hombre, en esta ocasión en doble reflejo (lector – autor/ autor- lector).

Gracias por su tiempo.

Recibanunabrazogigantecargadodebuenavibra.


Diana Carolina Daza Astudillo

domingo, 10 de agosto de 2008

¿MATERIALIZAR LOS SUEÑOS?

Alguna vez le escuche decir a un artista colombiano que los sueños no eran nada, hasta que no se realizaban. Desde entonces he tratado de hacer todo lo posible para cumplir cada uno de los míos, los grandes y los chicos. La tarea es larga, ya que la mayor parte del tiempo me la paso en esas, soñando, casi que son inagotables, apenas muere uno, el otro va naciendo. En algunos de ellos tendré que perseverar y trabajar un poco más, mientras otros, “esos otros” tengo que reconocerlo, necesitarán un poco de la suerte del azar.

Muchos me han escuchado decir que es parte fundamental de la vida (por lo menos en la mía), realizar los sueños. Los que comparten este concepto y trabajan en sus vidas por ello, saben a lo que me refiero, saben lo que es que el corazón se agite, las manos suden, la boca se reseque y las piernas tiemblen de felicidad y ansiedad a la vez, antes de la función; saben de la sonrisa de payaso eterna en el rostro y de lo que es aburrir a los amigos y conocidos con el mismo tema todo el día y toda la noche, saben de el desvelo- producto de la ansiedad- la noche anterior al gran día y sobretodo, sobretodo saben del descanso que se siente luego de la presentación o el evento, cuando uno se sienta a tomarse, no un trago, sino otro y otro y otro y otro, para celebrar parte de la culminación de un logro (esto ultimo para los que nos gusta el alcohol). Para los que al contrario, no creen, nunca han conocido, o han perdido con el pasar del tiempo esta capacidad de emocionarse con sus propios sueños, mis condolencias, porque quien deja de emocionarse con sus ideales, comienza un lento conteo regresivo hacia el vació, el frió… la autodestrucción – autodesaparición. Sin embargo y aclaro, respeto su visión desesperanzadora frente a la vida, así no la comparta para nada en este puntote mi vida-

Y es precisamente este temblor en las piernas y sudor en las manos, lo que volvió a suceder en mi vida hace ya casi seis meses, esta vez no cantando, sino hablando, no esperando la sorpresa de una publicación, sino publicando. Deje la inseguridad atada de pies y manos en el closed de la habitación, el miedo amordazado en el baño de un bar cualquiera, las dudas, de será que si o será que no, las corte con las tijeras de costura de mi abuela. Esta vez me lancé sin pensarlo mucho, con poco dinero, pero con toda la emoción y el corazón del caso, esta vez, y aunque todavía me falta todo por hacer con ello, me arriesgue a que otros leyeran mis aciertos, desaciertos, desamores, amores, pensamientos, contradicciones, pero ante todo: creaciones. Esta vez me tocó ingeniármelas para materializar otro de mis sueños, “no siempre hay que esperar a que otros lo hagan por ti, a que te empujen al ruedo, a veces, a veces y es más sano y excitante, hay que botarse uno mismo.

Así fue como me aventuré en la creación de las LIBRETAS LIBRO: Tenía guardados un montón de textos en la memoria de mi computador, algunos corrieron con suerte y se publicaron gracias a un personaje que amablemente se acordaba de mi y me tenia en cuenta para publicarlos, los otros, los otros estaban entristeciendo, aviejándose o peor aun, exponiéndose a desaparecer gracias a algún troyano o gusano de la red. Yo los revisaba noche tras noche, madrugada tras madrugada, les cambiaba comas, palabras, colores, vestidos, pero ellos seguían ahí, en medio del gran silencio de la pantalla, mis ojos y la habitación. Yo quise tener un último acto de amor con ellos, así que comencé a idear la manera de sacarlos de allí, no voy a negar que muchos de ellos no me gustaban, pero hacían parte de mi historia con la palabra y no podía jugarles esa mala pasada. Entonces me dije -les dije- se van todos de aquí a buscar suerte. Me conseguí un dinero prestado, esboce unos diseños explorando las tipografías, le dí un concepto al proyecto, mitad libreta de notas y mitad poemario, la expresión poética y la expresión grafica, algo nerviosas las dos, se unían para sacar a estos pobres textos del frió y la soledad de la RAM. Los amigos, los buenos amigos de siempre, fueron los padrinos y principales cómplices de la idea, otros se fueron enterando por el camino.

Hoy en día, algunos ejemplares, los primeros, están en escritorios, camas, bibliotecas, cajones, maletas, que sé yo de la suerte que corrieron, otros ya estarán llenos de ideas, cartas, números telefónicos o lamentos, algunos estarán olvidados, otros más cuidados y amados y los que quedan, esos aguardan con paciencia, con mucha paciencia en los estantes de la tienda de la casa silva y la tienda exopotamia (tienda de la biblioteca luis ángel Arango) por un lector desprevenido que se enamore de ellos y se los lleve a vivir mil historias sin importar su precio.

La idea continua, algo lenta, pero continua, ya no hay dinero suficiente para sacar otra colección y cosas de mi vida actual hacen que apacigüe un poco los pasos de la gran carrera que todavía me queda, lo importante es que las ganas y la emoción de encontrarme con mil sorpresas gracias a estas LIBRETAS LIBRO aún continua. Por ahora me distraigo con este blog, y lo hago – lo confieso- con el deseo de no olvidar que un día del mes de enero de este año, me la jugué totalmente enamorada por este proyecto, que en él, se traducen siete maravillosos años de mi vida (los mejores) y que gracias a su nacimiento entendí una vez más, que los miedos hay que romperlos y que no hay nada mejor que ver materializada una idea, un pequeño gran sueño. Quizás este blog es una manera de no dejar apagar el amor, de alimentarlo semana tras semana, hasta que de nuevo, todo vuelva a confabular para el renacimiento de las LIBRETAS LIBRO PIEDRA DE TOQUE. Quedan pues invitados a difundir la idea y a comentar los textos, los pensamientos que aquí se plasmarán, aclarando que no soy mujer de porcelana, al contrario, la idea de las críticas es que sean sinceras y la sinceridad no siempre viene acompañada de un beso y los golpes, los golpes fuertes son los que más construyen.

Me despido por ahora, no sin antes recordarles como al comienzo, y ahora robándome una frase de un hombre genial y talentoso que conozco y que se la pasa soñando todo el tiempo: que a los sueños hay que ponerles pista de aterrizaje.

Diana Carolina Daza Astudillo

sábado, 2 de agosto de 2008

NADIE ESCAPA DE LA RED

Al parecer, desde la aparición en Estados Unidos de un proyecto que tuvo como fin apoyar a las fuerzas militares, hace ya más de veinte años, las mentes humanas se han condicionado conciente e inconcientemente para vivir sus emociones, relaciones, trabajos y día a día a través de la gran telaraña de la Internet.

En lo personal, yo siempre he caído tarde y de manera desprevenida en cada una de sus trampas, por lo mismo, he tratado de mantenerme indiferente y con una actitud poco activa frente a ella. Pero es hora de reconocer que es difícil no dejarse llevar por su juego de seducción y que “nadie escapa de la red”, ni siquiera aquellos que no compartimos muchas de sus estrategias (si alguno de los lectores que hoy tengo enfrente comparte esta idea, por favor, no se traicione, abandone este documento), los que no: Bienvenidos, están ustedes frente a una mujer normal, enamoradiza y defensora de la tolerancia, un ser humano que vive de las ideas y sobrevive a la superficialidad y monotonía del mundo gracias a la palabra.

No siendo más, tarde, tímida y algo curiosa, me aventuro a crear este blog, llevada por sensaciones y situaciones de mi espacio actual. Mi intención con este no es generar un espacio de críticos ni expertos, tan sólo abrir una ventana para presentar mi trabajo de creación literaria, tomando como puente las LIBRETAS LIBRO PIEDRA DE TOQUE, un proyecto personal, el cual estaré explicando la próxima semana, para aquellos que deseen regalarme parte de su valiosísimo tiempo.

Gracias y gracias mil. Un abrazo a todos y a todas, a los amigos en especial, que de seguro serán los primeros en unirse, o eso creo.

Diana Carolina Daza Astudillo