viernes, 22 de noviembre de 2013

VII FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA EN PARÍS (MUESTRA POÉTICA)




Nota y selección por Alejandro Cortés González.







Con el apoyo de Ministerio de Cultura de Colombia
 (Beca de Circulación Internacional para creadores del Área de Literatura) 
y Asociación de poetas de París.



Al comienzo fue la música. Quien desconoce un idioma es más propenso a captar su musicalidad porque el oído no se pierde en la búsqueda de significados. La primera lectura en el Palacio de la Alcaldía del Distrito del Observatorio fue canto francés, árabe, kurdo, serbio, inglés, sueco, persa; latinos y andaluces debimos ser canción hispana. Los días siguientes improvisamos idiomas para conversar. Leímos y escuchamos traducciones. Escamoteamos de cada lengua una palabra para volverla seña, diálogo y cofradía. Los tonos; el lenguaje; la tesitura del silencio de cada poema como un sello seco, invisible, henchido por el volumen de lo que no se nombra. He aquí una muestra de esas voces que del 15 al 19 de octubre de 2013, poblaron París de mundo.







HUSSEIN HABASCH (KURDISTÁN)

Nació en 1970, en la región de Kurdistán que políticamente hace parte de Siria. A mediados de los noventa emigró a Bonn, donde hoy reside. Ha publicado con editoriales de Jordania, El Cairo, Madrid y Damasco. Sus poemas se han traducido al inglés, alemán, castellano y  persa. Escribe en árabe (su lengua impuesta) y en Kurdo (su lengua natal); el exilio en Alemania le ha dado libertad para recuperarla.




********



Beethoven y los kurdos


Le veo triste
cuando le observo,
es Beethoven.

Los kurdos,
con sus pasos firmes
circulan en el centro de la ciudad
pero no curan la nostalgia.

Beethoven llora.

Observo el Rin
dividir la ciudad en dos bocados,
lo veo triste.
-¿Acaso llora el Éufrates
mientras está triste?





Fuente


La madre amamanta a su niño
sus senos son la fuente.
La mujer otorga su amor sin nada a cambio
su corazón es la fuente.
El pájaro vuela en el horizonte
sus alas son la fuente.
La pluma baila sobre el papel
su tinta es la fuente.
“La cabeza del poeta se desploma
en medio de la plaza,
es la fuente.”




Desilusión



No tengo patria para dibujar sobre sus paredes
con una tiza de la infancia: ¡Que Viva¡
No tengo patria que haya que aguantar cada mañana
tomando mi taza de café,
mientras me pule el sol.
No tengo patria, que me otorgue su pulmón
y yo lo otorgue el mío
ser su ruido y mía sea la voz
seré el travieso, el malévolo, el rebelde y el arduo
y seré el sabio, el intuitivo, el piadoso y el gran corazón.
No tengo patria para escribir
sobre el cobre de una de sus casas:
bienvenidos amigos,
esta es la casa de Hussein Habasch.
No tengo patria donde me emborrache en sus tabernas
hasta el último aliento de la noche,
vagabundeando en sus caminos,
y donde mi corazón sea su terreno,
me abrigue y la abrigue
la escuche y me escuche
como buenos amigos.
Pero no tengo patria…






FRANCOIS SZABO (FRANCIA)

Reside en Montpellier. Autor de más de ocho libros de poesía. Algunos de sus poemas han sido traducidos al ruso, español e italiano.

///

¿Qué pasa con vosotros, hijos?
¿La luna llena os espanta?
Yo cuando tengo miedo, finjo.


///

Visión lejana
Cuando te acercas
No ves nada


///

Una flor
En capullo
Es un sueño suspendido





BATOUL AZIZPOUR (IRÁN)


Poeta, crítica, investigadora literaria y ensayista. En 1986 se exilió en Francia, a causa de problemas sufridos con la Asociación de Escritores Iraníes a la que pertenece. En París defendió una tesis doctoral sobre la Persia del siglo XVI.




Una azotea iluminada por el sol


Vacío un bolsillo de ensueños
Tal vez para engañar a una filosofía
Por un templo en el centro del universo
El Dios está tejiendo las palabras para su diseño
Y mil dedos
tamizan a través de mil palabras
Pero en cada estación no llega el juicio
Cuando la tierra tiembla sobre sus pies
El sol paseando en la azotea
No inspirará mis rimas...





SVANTE SVAHNSTRÖM (SUECIA)

Vive en París desde 1978, se nacionalizó francés y escribe en ambos idiomas. Ha publicado Languier en 2003, Hocus Corpus en 2009 y está preparando un libro en sueco. En 2004 ganó el concurso de poesía «A vos plumes» en la ciudad de París.




Mar Báltico

Con el frío el mar
vuelve a ser virgen
Sus frutos son de nuevo
inexpugnables

pero contra los estraves de acero
su inocencia se pierde
fatalmente

Una y otra vez
el himen de invierno se resquebraja
en canales por humanos
y pronto se disuelve la membrana
entre costas resignadas

La marea estival frisa su regazo
y en su intimidad
hurgan las redes de los marinos

El mar se brinda
a los pueblos

(Nueve naciones rodean el Mar Báltico)






MENDOZA MALDITA (ESPAÑA)

Mendoza Maldita Poesía, álter ego de Antonio Mendoza. Poeta sevillano que reside en París. Sus títulos más representativos son Descalzo sobre caminos oscuros, Cartilla de Pobre, Siempre Mariposas Negras, Vietnam mon amour.




///

Siempre mariposas negras.
La jaula de los grillos,
interconectadas las antenas de la periferia
al margen de tus venas.
Los ojos vueltos hacia atrás,
masticando sombras.

Mariposas negras sin destino ni pan
espantadas de la alargada raya de tu rímel.
Haces la calle de vuelta a casa
para meter el corazón en hielo

Esa chica de la barra del bar marcando su frontera con las uñas,
la teleoperadora que hace gárgaras pa’desinfectarse la boca,
la cajera del súper del barrio que hace números para cuadrar su vida;
tu puta madre alimentándote para que le saques los ojos.

Qué silencio
tan tramposo
después de darte una ducha
y que la piel vaya escurriéndose por el desagüe.

Mariposas negras en tu cama.
Siempre mariposas negras
a borbotones desde tu cabeza

aplastadas al vuelo




///


Alicia se cansó de las maravillas
y ahora se ha instalado
en el hueco de tu espejo,
donde te escurres
cuando llueve de ti.
Ha perdido peso
de tanto desproporcionar su alma
en los habitáculos de las realidades
que le tocan:
ama de casa
niñera
castrada esposa
desempleada con empleo
-con oficio sin beneficio-
sin fantasías
y con tantas maravillas
se ha instalado en el margen izquierdo
-entre costillas de barro-
y, si llora,
te deshaces
y sapos a la orilla de tu cama
prometiéndote ser príncipes:
si te los follas.
y llueve
y truenan almas
quebrándote
hasta que destapas las maravillas.
Arrópate y duerme




///


A la mañana
te incorporas a tu puesto de trabajo
se precisa auxiliar administrativo

sacas un revolver
e imaginas una matanza
uno tras otro (tus ojos gotean: semejas llorar)

vas aniquilando compañeros
éste / aquél / la otra guarra… <<¡el siguiente, si vous plaît!>>

apuntas el dedo contra tus labios fingiendo ser el cañón de un revolver, y soplas
enfriando tus delirios.
Te apestan las manos a pólvora. Las frotas contra el jersey. Perfecta manicura bajo tu falda.
Acudes al baño.
Un par de minutos
para cerrar tu herida con una raya ufsss
profundamente sintiendo tu alma contra el pellejo.

Te miras en el espejo,
pintas tus labios
y aguantas las ganas.

Tecleas lo que queda de ti
yo soy
je sui




JUAN GUILLERMO SÁNCHEZ (COLOMBIA)

Reside en Canadá. Ha publicado Sueños e historias de los jóvenes wayuu en Bogotá, 2007. El libro de poesía Río, 2010 y el libro de cuentos Diarios de nada, 2011. Actualmente cursa un doctorado en la Universidad de Western Ontario (London, Canadá).

///

Dejar que el agua llene el vaso
y se derrame
Morir sin haber sido
Espera



///

Algo me recrimina
el horizonte:

no es el río
es la montaña
la que nunca
es la misma



///

Trato de dibujar el mapa de mi mano
pero mi mano lo borra con la mano
Entonces quedo otra vez como al principio
inundado de tarde por la tarde



///

Si no parpadea la luciérnaga
es probable que haya demasiada luz





Mariachi



Esperar con los murciélagos la noche
la media noche partida con tacones
Sospechar en cada flor una trompeta
en cada rosa un violín desafinado
en cada acorde un aguijón oscuro
una mueca perfecta de ya no te quiero

Saber que el desamor no cobra
ni rasca
¡ni llora el guitarrón!

Soñar en cada copa un brindis
una boda entre piñatas de Jalisco...





ALEJANDRO CORTÉS GONZÁLEZ (Colombia)

Autor de Notas de inframundo (Novela, 2010), "Él pinta monstruos de mar" (Cuento, 2011), Pero la sangre sigue fría (Poesía, 2012). Ganador de Premios de Literatura de la Universidad Central en las categorías Novela (2009) y Cuento (2011). En 2013 ganó la Beca de Circulación Internacional del Ministerio de Cultura, para participar en el VII Festival de Poesía en París. Ha sido invitado por diferentes instituciones culturales a encuentros literarios en Colombia, México, Venezuela y Francia.





Título de propiedad


A la barca abandonada
un hilo de cuerda la amarra al mundo.
El agua que la mece y la duerme,
es el agua que la desmiembra.
Lo que queda de barca
no se decide a ser lago ni orilla;
solo un cuerpo enraizado de cabuya que,
mientras se rompe,
oscila
y espera,
oscila
y espera.

El abandono es propiedad de la deriva.





Sala de estar



Tanto desalojo contenido entre paredes blancas
el silencio tiene eco
y aturde
por las cabriolas del aire se advierten las alas
del ángel del Duino
¿A qué viene?
¿A quién busca?
En mi casa el vacío se desborda por las ventanas
y las moscas sólo entran a morir de hambre.





La noche bajo el agua



Media botella de aguardiente bajo la regadera
traslucen hervores de hígados insomnes
párpados eléctricos
intermitencias
desvelos de quien en sí mismo naufraga

Contra la etiqueta
contra la clepsidra desbocada
contra la piel ebria que abre su paréntesis de manecillas diluidas
alguien celebra la prolongación de las noches

Apaga la luz
se ducha de sombras
levanta el brazo y se da a beber acuarios y regaderas de moluscos empalados por relámpagos
alcoholes de baño
líquida tiniebla.
Que no se rompa el vidrio contra las baldosas
Que no se rompa la noche bajo el agua.





FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA DE PARÍS

Organizado por la Asociación de Poetas de París. Cuenta con el apoyo de UNESCO, Universidad de la Sorbona, Casa de América Latina en París, Instituto del Mundo Árabe, Casa de Europa y Oriente, Embajadas, Asociaciones de Escritores, Casa de la Poesía en París y diversos grupos de diferentes culturas del mundo. Durante los últimos siete años estas entidades que respaldan el festival, han compartido el pensamiento de su director, el poeta francés nacido en Argelia, Yvan Tetelbom: creer en el papel humanista del poeta para servir al vínculo cultural entre las personas.



lunes, 14 de octubre de 2013

Norman Paba Zarante.


“te rebasarás y escaparás de ti mismo.
Y tu casa será la soledad y allí aprenderás a amar”.

Norman Paba Zarante.






Un día cualquiera  sales  a  cumplir con  compromisos   poéticos   y  de pronto  y  de  la nada,  como un presagio  de  esta  casa,  que  es  tu ciudad,  te  cruzas  por  azar con  un  rostro  desconocido.  Un rostro que  te  saluda como si te conociera de toda la vida,  como si leyera  los  síntomas de tu enfermedad. Entonces,  descubres  más  adelante  el  significado del encuentro, la causa  de  ese  rostro reflejando el  tuyo: John Coltrane, una lagrima negra cayendo triste sobre una alfombra una y otra vez y  el último trago de Chavela servido en un andén, retumbando en esta, nuestra casa que es la soledad, en esta, nuestra casa que es la poesía y que poco a poco,  nos va convocando  a  cada uno a  la cena, a compartir un pedazo de pan,  comunión fraterna que  nos une, que celebra la palabra y los  encuentros en la palabra.

A menudo me suele pasar este tipo de encuentros. La palabra y sus milagros me persiguen, ya lo he dicho, ya lo he repetido y hoy con la misma alegría y la misma sorpresa y sin tanto preámbulo, presentó ante ustedes una breve selección de la poesía de Norman Paba Zarante, un joven Cartagenero acosado por el fuego de la poesía, un hombre de soles subterráneos y dioses en las manos. Un hombre que ha amado en el abismo y que asiste a la vida como un incendio. Un hombre al que le falta todo por descubrir, al que le falta huir, desdibujarse para reinventarse. Un hombre al que espero leer por mucho tiempo, así como espero que ustedes puedan, conocerlo,  leerlo en este justo momento.





Norman Paba Zarante, el nombre de un hombre que es crimen o magia, un hombre  que como muchos de nosotros, escapa de si mismo para aprender a amar en la soledad. Un brujo que invoca la lluvia cuando su oscuridad canta.



Participación


Me inclino,
el dios que vive en mis manos
también se inclina. 

Todo lo que vive en él
se concentra conmigo en oración,
y por un instante,
ardemos envueltos en el mismo fervor,
por un leve instante,
somos humo que asciende y se hace pájaro
pájaro que surca el espacio hecho luna
espejo de la noche incinerada.




Poema


Dentro de mi pecho
un incendio
y una casa hecha de palabras.
Hablo de soles que celebran su presencia,
de mañanas nacidas para justificar su jardín.
Hablo del circo que allí vuelve con la lluvia,
de los trapecistas
que saltan de un lado a otro de mi corazón.
Y el incendio baila enamorado de la brisa
internándose en su centro, expandiéndose en sus límites.

Casa e incendio son un mismo cuerpo en mi cuerpo.
En su barriga
la caravana y su música, las carpas, los colores,
la respiración, la piel. Todo
es  sacrificado, todo se integra y canta.
Fiebre por siempre, fiebre en mis manos y luz en mi pecho.
Con cenizas escribo el poema.






Vertigo


Convocaré una majestad de niebla
cuyo esplendor
abarque nuestra paranoia de sol subterráneo;
su nombre,
conspirador  entre  oleadas  de crimen o magia,
desatará bestias irreversibles
fraguadas desde otro tiempo circular
híbrido salvaje
de estación iluminada de vértigo.




Maldición Anti – Kipling


Si has podido mantener una calma enfermiza
aun cuando mil caballos embalados
combaten  en el charco de mierda que es tu mente.

Si has amado en el abismo
y  tú eres el único sobreviviente
a  la asfixiante felicidad
del descenso.

Si todos los seres que has sido desde siempre
están brutalmente desesperados.

Si cada mañana  al tomar la Uzi
que intentas negociar
sueñas volar cabezas de soñadores.

Si aún no has enloquecido en los manicomios
donde te confinaron para silenciar tu don profético.

Si  eres indiferente ante la masacre
y puedes mirar tranquilo en tu televisor
la exhumación de millones de invisibles
entonces, hermano,
el mundo es tuyo
y  toda la sucia pureza que habite sus alrededores.





Revelación


Para él
una corona de miedos fundida en la infancia.

También esas jornadas
abarcando la galaxia en gotas de sudor.
Para él todo, de verdad.

Hoy lo he visto navegar en las manos del verdugo,
resplandecer
como la herida de un dios.



El acto más pequeño


En la plenitud está implícito el vértigo.
El pájaro en vuelo
lo sabe,
y lo sabe el martillo del revólver
en  el momento justo.
Todo late, todo vibra,
todo muere y  vuelve a comenzar
porque hasta el acto más pequeño
está colmado de fervor,
porque el mundo completo respira
y  sus flores
borrachas de rocío
se entregan una a una
al poderoso incendio de la vida.





El viaje


Nuestro barco ha zarpado.
Ahora se desliza por las piernas de la noche
y  renace en formas de esperanza y vida.
Y  las gaviotas son relámpagos
que iluminan el camino de las olas hasta la espuma,
y toda isla es símbolo de muerte creciente.
Y la música de las ballenas sube como humo
como  plegaria para el dios de los regresos y los puertos,
expandiéndose, contrayéndose,
en la oración encuentran aliento los perdidos.
Recemos  por las ciudades dejadas atrás,
por sus  medios días, y los tejados que allí atestiguan
el curso de la lluvia.
Por las mujeres que esperan maridos o hijos.
Por los pescadores y los buzos y los estibadores en los muelles.
Recemos por el mar que nos abraza.




La dieta


Come toda la luz que puedas antes del desayuno.
Si tienes ansiedad cálmala con cerveza
y espera, pero sé precavido
pues el tiempo es un cazador ciego.

Durante el almuerzo
traga países como manzanas, continentes completos.
Y toma tu intemperie y viértele mares y ríos y duras calles.
Repite esta rutina como respirar
y siempre cuida tus espaldas,
nunca confies completamente en nadie.

Al cabo de no pocos años
habrás ganado un alma de lluvia,
inundarás las calles, regarás  las cosechas,
te rebasarás y escaparás de ti mismo.
Y tu casa será la soledad y allí aprenderás a amar.

Y te hallarás libre y completo
porque no ardiste lentamente hasta desaparecer
como todo lo que alguna vez ha vivido en este mundo.

Tu camino es otro.
Un beso prolongado.
Una ruta salvaje entre las estrellas.




Dime que has amoblado bien el vacio
que  enterraste mi corazón en la sala
y mi hígado escondido en el mini bar
le hace lentamente el amor a tu ginebra.
Dime que no te molesta mi dispersión
que estas cómoda en la zona cero
bajo el bombardeo constante de mi guerra interna.
Miénteme
dime que nunca caminaste ese desierto blanco
donde se pierde todo lo que amo. 




Norman Paba Zarante - Cartagena 1985 - Estudió  Literatura en la Universidad de Cartagena. Algunos de sus textos han sido publicados en revista de creación literaria nacionales e internacionales. Actualmente realiza estudios en la maestría de Escrituras Creativas de la universidad Nacional en Bogotá en la linea de poesía.